6 de octubre de 2011

Pico de Alba 3118 m

11 de septiembre 2011

Esa misma semana de septiembre  me llama Alfonso comentándome que tenía idea de subir a Panticosa a hacer alguna cosilla interesante...Alberto y yo nos apuntamos sin pensarlo, aún teniendo otros planes, pero  cambiamos de  plan  sin problemas. Nuestra idea era subir al Pico de Alba por la Renclusa y bajar por los Ibones de Alba.

Al final por unas cosas u otras desistimos de acercarnos a Panticosa y le propongo a Alfonso de hacer lo que junto con Alberto, teníamos planeado.
Ninguna pega! Alfonso ya hizo una invernal con este mismo recorrido y  no le importaba repetir.
Sin pensarlo, nos vamos.

El sábado cenamos en Benasque y después de la cena nos vamos al Vado del Hospital. Allí pasaremos la noche, agradable sensación dormir solo con una esterilla, un saco y como techo una luna llena impresionante. Es una de las sensaciones que más me gustan de la montaña.
Al día siguiente nos despertamos y cogemos a las 05.30  el bus  que nos subirá a la Besurta.

Colocamos frontales y primero ahí que llegar al refugio de la Renclusa.
Aún era de noche y se distinguían perfectamente las luces de los frontales de  montañeros enfilándose montaña arriba.
Bonita imagen.


Pasados el refugio de la Renclusa, hay que desviarnos hacía la derecha, pasando un puente de madera, siguiendo este camino, bordearemos todo el río hasta llegar al Ibon  de la Renclusa. 
Aquí nos despistamos del camino, pero pronto hayamos solución ya que el camino va por debajo y bien marcado.
Ya empieza a  amanecer. La Tuca de Paderna la tenemos a nuestra derecha, parece inaccesible.



Continuamos ascendiendo entre rocas siguiendo muy bien los hitos que nos van marcando la mejor manera de ascender. Hace mucho viento, y el frío se hace de notar. Paramos, nos abrigamos y comemos algo.


Andamos los tres algo flojos, todos lo comentamos, al menos por mi parte hace un rato que me encuentro un poco indispuesta, estoy dispersa …decidimos  en ese momento que la vuelta la haremos por el mismo sitio, porque la bajada por el Valle de Alba se nos puede hacer eterna.




Pero una vez en la base de la cima vemos las posibles chimeneas de subida y nos animamos.



Visualizamos y nos decidimos por esta misma chimenea. En la bajada evitaremos de bajar por aquí, la vemos un poco expuesta y hay otra  que ya hemos visto que parece  más  fácil, ideal para bajar.



Superada, enfilamos nuestros pasos hacía la antecima, la roca esta muy descompuesta. 
Bajan  unos chicos cargados con material de escalada y nos dicen que arriba hace mucho viento.


Llegamos a la antecima y vemos la arista.
Alberto y yo decidimos de avanzar teniendo cuidado de cualquier golpe de viento, con lo que nos agarramos a toda la roca, casi vamos a gatas del viento que esta haciendo!


Alfonso no se encuentra muy animado, con lo que decide esperarnos en la antecima a echar unas fotos desde allí.
Nosotros en la cima.


En la cima del Pico de Alba,no estamos mucho tiempo, hace mucho viento. Vemos un vivac en la cima, que vistas!



 Nos volvemos con Alfonso.


Nos reencontramos.
Alberto con los Ibones de Alba.


 Alfonso.


Desandamos los pasos hasta el comienzo de la chimenea que hemos elegido  para  bajar. 





 Una vista hacía atrás.



Una vez superada la chimenea, solo hay que seguir el mismo camino que hemos hecho de subida  e ir bajando hasta llegar de nuevo al refugio de la Renclusa.






Con ganas me quedado de conocer el Valle de Alba, era lo que más ilusión me hacía de toda la jornada, pero así también fue muy  bonita.
Siempre la montaña nos da excusas para volver y repetir.





No hay comentarios: